Cosmos, flor sin nombre de la infancia

Los cosmos han sido las flores más antiguas en mi memoria. Seguro que vi otras muchas, pero fueron éstas las que se quedaron en la memoria profunda. No supe su nombre hasta tener más de dos décadas. Fueron siempre las flores que se mecían en el patio del colegio y que eran altas y grandes.
Díficiles de ver por nuestros jardines, delicadas de porte y elegantes, son continuamente deseadas cada verano. Compro semillas pero tengo poco éxito. Solo un par de veces me brotaron.
Por eso, cada vez que viajo compro un ramo, bien lleno de flores.
Esta vez fue en la Saboya, en Chambery, el primer día de agosto por la mañana temprano en el mercado que es precioso y está alrededor de Les Halles.
Viajaron después hasta las aguas del lago Constanza hasta que ya no quedaron pétalos.
Todo un Cosmos!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Freesias blancas y....