Frente al balcón


Arrojan sus últimos brillos convirtiéndose imparables en barcas que navegan en un viento otoñal. Dispuestas a caer sobre la poca hierba miran hacia el suelo y el sol repetidamente. pronto dejaran de ser lo que son para convertirse de nuevo en madres de sus hijas despues del largo invierno. Por breves instantes en estos días mantienen un atisbo del verde primaveral que fueron, pero tan efímero colorido es que la retina no es capaz de captarlo.
Miro fijamente des de mi balcón mirando una lluvia amarilla ceder sus gotas sobre el suelo trasformado de color.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Freesias blancas y....