Mimosa 1




Recién cortadas, y regaladas por una compañera del trabajo. Gracias Laia.
Me admiran sus pequeños estambres, su aroma sútil, su amarillo intenso, sugerente de la intensidad de la luz que encontraremos en primavera.
Cuando sus bolitas se empiecen a secar, las guardaré en un jarro para que iluminen mi recibidor.
También tengo algunos cuadros de flor seca que conservan su color después de muchos años.
Bienvenida a mi casa, mimosa.

Comentarios

Entradas populares de este blog